La enorme deuda pública de Japón explicada

¿Has oído hablar del problema de la deuda pública de Japón? Japón es una de la economías más potentes del mundo, sin embargo es al mismo tiempo uno de los países más endeudados. En este artículo te explicamos cómo es esto posible.

La economía japonesa y su deuda

Según el Banco Mundial, Japón es la tercera economía con mayor PIB del planeta, tan solo por detrás de EEUU y de China. No obstante, Japón es también uno de los países más endeudados.

Según la misma institución, Japón es el país que tiene el mayor porcentaje de deuda pública en comparación con su PIB. Concretamente el país nipón tenía una deuda pública del 196% de su producto interior bruto en el año 2016.

Aunque datos más recientes del Ministerio de Finanzas de Japón nos enseñan como este porcentaje se ha ido en aumento y se ha disparado en 2020 con la crisis del coronavirus, superando el 250%.

Recordemos que la deuda pública, como nos bien nos explica Wikipedia, es aquella que el Estado contrae con otros países o con respecto o con inversores particulares.

¿Por qué la deuda pública de Japón es tan grande?

A comienzos de la década de los 90 explotó la burbuja económica en la que vivía el país. A causa de ello, para evitar mayores pérdidas, el gobierno japonés decidió estimular la economía mediante un aumento del gasto público. Gasto que se tradujo en un aumento exponencial de la deuda pública y que se redobló a su vez en la crisis mundial de 2008 y en la crisis del coronavirus en 2020.

Esto ha hecho que Japón entre en un círculo vicioso en el que el agujero dejado por la balanza negativa de los ingresos y los gastos del país se compensa mediante la emisión de más y más deuda.

Nikkei 225 del 1991 al 2020
Nikkei 225 de 1991 a 2020, bolsa de Japón. Fuente: Google Finance

¿Qué supone para el país?

Según el Ministerio de Finanzas de Japón el pago de la deuda pública supuso el 22,7% de los gasto en el presupuesto anual del Estado en el año 2020, lo que lo convierte en el segundo mayor gasto del país.

Al mismo tiempo, el país necesita seguir emitiendo deuda para financiarse. El 31.7% del dinero para el presupuesto del año 2020 proviene de la creación de deuda pública. Es decir, algo más de un tercio del dinero del que el Estado dispone para pagar su seguridad social, defensa y educación entre otros gastos es dinero prestado.

Consecuencias

Una de las consecuencias derivadas de este incremento de la deuda ha sido el aumento de los impuestos con el fin de poder sostenerla. Tanto el impuesto a la renta como el impuesto de sociedades y el impuesto al consumo (IVA) se han elevado a lo largo de la última década.

Recientemente el impuesto al consumo pasó de ser del 8 al 10% en algunos productos y servicios, la primera subida en 5 años.

Calificación crediticia

A pesar de la gran cantidad de deuda acumulada, Japón está considerado un país con un crédito excelente y de momento no se pone en duda su capacidad para cumplir con sus obligaciones como deudor.

La deuda pública de Japón está calificada con un A1 por Moody’s, el segundo rango más alto en calidad de los que otorga la firma de servicios financieros.

¿Quién posee la deuda pública de japón?

Según los datos del informe Debt Management Report del año 2020 del Ministerio de Finanzas de Japón, la gran mayoría de la deuda japonesa está en manos de los propios japoneses.

Concretamente el 87,2% de la deuda pública japonesa está en manos de inversores nacionales, mientras que tan solo el 12,8% restante es inversión extranjera.

El dinero prestado se obtiene principalmente mediante la emisión de bonos del gobierno japonés conocidos como JGB (Japanese Government Bonds). La mayoría de estos bonos son adquiridos por el Banco de Japón y el resto los compran otros bancos nacionales e instituciones financieras públicas y privadas.

日本銀行 Bank of Japan
Banco de Japón, Tokio.
Fotografía de Junya Ogura, CC BY-SA 2.0

Si te ha gustado este artículo y quieres estar al tanto de la información más fiable acerca de la actualidad en Japón no dudes en visitar nuestra sección de actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba